fbpx

CaixaBank sube un 43% la comisión a los clientes de Bankia sin vinculación, pero facilita que no paguen nada

Sep 21, 2021

Los clientes de Bankia están recibiendo un aluvión de cartas con condiciones de productos que cambiarán debido a la fusión con CaixaBank. La política comercial de esta última es la que se impondrá a los alrededor de 7,4 millones de clientes procedentes del antiguo banco rescatado. El último documento especifica que los no vinculados pasarán a pagar una comisión anual de 240 euros, un 43% más que la que abonaban en Bankia. En todo caso, exige menos condiciones para ahorrarse las comisiones. Tres de cada cuatro clientes estarán exentos de pagarlas.

Uno de los cambios es que la tarjeta de débito dejará de ser gratuita, para todos los clientes sin excepción, también para los que cumplan los requisitos de vinculación que pide CaixaBank, como publicó CincoDías el pasado 31 de agosto. En su lugar, tendrán derecho a un plástico de crédito, aunque con características similares a los de una tarjeta de débito. Unos días después de esa comunicación, los antiguos usuarios de Bankia han recibido otra en la que se les explican los cambios en las condiciones de las cuentas, que entrarán en vigor el próximo 12 de noviembre.

Una de las novedades para los clientes que no estén vinculados bajo las condiciones del programa de CaixaBank, denominado Día a Día, estará en las comisiones de administración y mantenimiento. El cliente deberá abonar 60 euros al trimestre en caso de no cumplir con ninguna de las condiciones de la entidad que pilota como consejero delegado Gonzalo Gortázar. Es decir, 240 euros al año, con los eventuales gastos en otros servicios, como transferencias o ingresos de cheques, también incluidos. En Bankia, el precio de la cuenta era de 14 euros al mes, 168 euros al año, si no se honraban las exigencias del programa Por ser tú.

CaixaBank elevó el precio de las cuentas para los clientes no vinculados en febrero del año pasado. Es la entidad que más cobra por disponer de una cuenta corriente para los clientes no cuenten con otros productos. También es cierto que el banco rebaja o elimina esas comisiones de manera sencilla, incluso con más facilidad que Bankia.

«CaixaBank tiene el programa de vinculación más sencillo de cumplir de la banca española y, a partir de noviembre, empezarán a beneficiarse de él todos los clientes procedentes de Bankia que tengan domiciliados sus ingresos y tres recibos o hagan tres pagos con tarjeta de crédito al trimestre. En total, supone que más de 13,6 millones de clientes tendrán gratis la operativa más usual con el banco», explica la entidad en una nota de prensa.

Las posibilidades que ofrece para no tener que pagar esos 240 euros al año son varias. Domiciliar una nómina igual o superior a los 600 euros al mes, una pensión de 300 euros o más o disponer de productos –fondos de inversión seguros de ahorro y planes de pensiones– por más de 20.000 euros. Si se cumple alguna de esas condiciones, el coste trimestral baja a 15 euros trimestrales (60 euros al año).

En caso de que el cliente, además de cumplir uno de los requisitos anteriores, realice tres pagos con cualquier tarjeta de CaixaBank o haya recibido tres o más recibos domiciliados y pagados en la cuenta –eso sí, no pueden ser de entidades vinculadas al grupo, como Adelas o VidaCaixa)– no pagará ni un euro anual de comisiones de mantenimiento ni de administración, ni tampoco por transferencias o cobro de cheques (esto último, si se realizan a través del autoservicio).

La cuota será también gratuita para los usuarios menores de 26 años y con perfil digital, así como para los nuevos clientes durante un periodo de seis meses. Quienes cumplen criterios de vulnerabilidad han dejado de pagar comisiones tras la fusión legal a final de marzo pasado, y a partir de enero serán dados de alta de manera automática en la cuenta social de la entidad, con la que seguirán sin abonar coste alguno.

El banco digital de la entidad, Imaginbank, que permite operar solo a través de una aplicación del móvil, también ofrece una cuenta sin ningún tipo de comisiones, tampoco por la tarjeta de debido, aunque el cliente no esté vinculado. Esta una opción para los clientes de la Cuenta ON, que pueden verse especialmente afectados.

Así lo ven desde el comparador de productos bancarios HelpMyCash: «Algunos de los clientes más perjudicados por la absorción de Bankia son los que tenían contratada la Cuenta ON y vayan a ser migrados al programa Día a Día. En este caso, tendrán que asumir una vinculación que antes no era obligatoria y, además, renunciar a la tarjeta de débito si quieren seguir operando gratis». Si no lo hacen, tendrán que pagar hasta 276 euros al año por la cuenta y la tarjeta de débito. Una alternativa para todos aquellos que no quieran cumplir los requisitos del programa Día a Día ni pagar comisiones es abrir una cuenta en Imagin, la banca móvil de CaixaBank, y cerrar la actual o bien cambiar de banco», explican. 

Los clientes de Bankia no vinculados, para ahorrarse los 168 euros al año, debían cumplir con requisitos más exigentes. Primero, ingresar una nómina de 700 euros o más, una pensión de 250 euros o más o una prestación por desempleo de 400 euros o más. Segundo, disponer 30.000 euros en fondos de inversión, unit linked, seguros de ahorro o planes de pensiones o contar con un seguro de riesgo (por ejemplo, de coche o vivienda) por al menos 135 euros al año o realizar al menos dos compras al mes con una tarjeta Bankia. Si el cliente solo cumplía el requisito de los ingresos, la factura anual quedaba reducida a 72 euros.

También quedaban exonerados de cualquier comisión los clientes que contaran con al menos 40.000 euros en productos de ahorro como los mencionados, tuvieran menos de 18 años o tuvieran entre 18 y 25 años y hubieran activado el servicio de correspondencia de banca digital.

Información exclusiva y privilegiada

Recibe información exclusiva de los negocios de hoy en tu bandeja de entrada todas las semanas.

A %d blogueros les gusta esto: