fbpx

Comerciantes piden un plan económico y ayudas tras pérdidas de 12.000 millones y cierre de 63.000 negocios

Abr 13, 2021

Creen que el impacto de la limitación a 1.000 euros del pago en efectivo sobre la actividad comercial podría ser «nefasto»

MADRID, 13 Abr. (EUROPA PRESS) –

El presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC), Pedro Campo, ha considerado «imprescindible» abordar un plan económico y políticas concretas para el comercio en «estrecha» colaboración con las organizaciones empresariales más representativas del sector, al tiempo que ha reclamado ayudas directas a los subsectores más afectados por la crisis del Covid-19, tras unas pérdidas de facturación de 12.000 millones de euros y el cierre de cerca de 63.000 negocios.

En su comparecencia en la Mesa de la Comisión de Industria, Comercio y Turismo del Congreso, Campo ha señalado que tras casi un año de cierres forzados de establecimientos, de «continuas y rigurosas» limitaciones en su actividad, «son muchas las empresas del sector que se encuentran en una situación muy vulnerable».

Según datos de CEC, el comercio minorista ha registrado en 2020 una caída de facturación acumulada sin precedentes (20%-25% de media), afectando de forma particular a los negocios ligados al equipamiento de la persona, que han registrado una caída que alcanza el 40%, así como aquellos ubicados en los territorios más dependientes del turismo.

«Los datos reales indican unas pérdidas de facturación de 12.000 millones de euros que ya ha provocado el cierre de cerca de 63.000 negocios. Un escenario que, según los principales servicios de estudios, seguirá empeorando debido a la contracción del consumo privado en casi un 14% a causa de las restricciones y cierres de actividad decretados de manera sucesiva por las diferentes Administraciones Públicas», ha resaltado.

En términos de empleo, en 2020, el conjunto del comercio cerró el año con una caída de 94.000 afiliados respecto a 2019, una cifra que se espera se vea incrementada «notablemente» cuando finalicen los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs), según ha indicado Campo.

«El sector del comercio es una pieza estratégica en el desarrollo económico y social del país, y más allá de las medidas paliativas urgentes que esta pandemia requiere, es imprescindible abordar el ‘día después’, de modo que podamos afrontar las consecuencias que sin duda alguna producirá esta pandemia, en relación con la oferta comercial derivada de los cierres», ha señalado.

AMAZON:»TRABAJAR EN LAS MISMAS CONDICIONES Y PAGAR LOS MISMOS IMPUESTOS»

En este contexto, respecto a la grandes plataformas del comercio electrónico, entre ellas Amazon, el presidente de la CEC ha indicado que «no hay que tomar medidas contra nadie, siempre que todos trabajen en las mismas condiciones y paguen los mismos impuestos»

«El comercio de proximidad es el más rápido en dar el gérenro, cobra en el momento y no antes y cambia en el momento el producto», ha señalado Campo, quien ha señalado además que el embalaje de un producto en un comercio físico es 2,5 veces menos que el que se compra a través de la red.

No obstante, ha considerado «muy necesario» potenciar e incentivar la digitalización del sector, especialmente a la micropyme, para lo que ha propuesto la creación de las Oficinas Técnicas de apoyo digital al comercio local.

Por otro lado, durante su intervención, Campo ha resaltado que el impacto que sobre la actividad comercial tendría la limitación a 1.000 euros del pago en efectivo podría ser «nefasto»

«Resulta una medida desproporcionada que puede poner en cuestión el propio concepto de curso legal del dinero y sus efectos en la lucha contra el fraude están en entredicho. En este sentido, en los pocos países dónde se ha implantado no ha funcionado. No hagamos experimentos en plena contracción del consumo», ha indicado.

Por otro lado, Campo ha indicado que, según un reciente estudio de la C4 de CEOE, los nuevos costes de origen regulatorio surgidos en los últimos años y que el sector comercial asume de manera directa ascienden a 1.475 millones al año, a los que deben añadirse 299 millones anuales que van contra el bolsillo del consumidor.

«No se debe incrementar todavía más la presión impositiva y normativa sobre el sector, pues impacta directamente en la inversión empresarial, imprescindible para la recuperación de la economía que tenemos por delante», ha indicado.

Asimismo, ha considerado «imprescindible» una moratoria legislativa que no añada más complejidad a la ya «complicada» gestión en un periodo en el que está en juego la supervivencia de miles de comercios y teniendo en cuenta, según Campo, que un establecimiento comercial en España está afectado por más de 3.000 normas europeas, nacionales, autonómicas y municipales.

Respecto al Real Decreto-Ley de medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial en respuesta a la pandemia y en relación con las ayudas directas a autónomos y empresas, Campo ha afirmado no entender el criterio restrictivo basado en la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE) que «excluye un número importante de empresas en situación de gran vulnerabilidad», por lo que solicita que el único criterio aplicable para acceder a estas ayudas se base en criterios económicos y no por CNAE de comercio.

Por último, al tiempo que, por otrolado, ha considerado «imprescindible» que la cadena de valor del gran consumo tenga un acceso «prioritario» al plan de vacunación frente al Covid-19.

Seguir leyendo en:

https://www.europapress.es/economia/macroeconomia-00338/noticia-comerciantes-piden-plan-economico-ayudas-perdidas-12000-millones-cierre-63000-negocios-20210413144600.html

Información exclusiva y privilegiada

Recibe información exclusiva de los negocios de hoy en tu bandeja de entrada todas las semanas.

A %d blogueros les gusta esto: