fbpx

El Gobierno confía en la cartilla de vacunación para reactivar el turismo

Feb 8, 2021

Control de Sanidad Exterior en el aeropuerto de El Prat, el 19 de junio en Barcelona.

El Gobierno espera que 2021 sea el año de la recuperación. Aunque es consciente de que para este ejercicio todavía pintan bastos en una de las patas principales de la economía española, el turismo. Por ello, busca fórmulas para tratar de atajar el arduo camino que le queda hasta llegar a los niveles precovid. Entre los factores clave que se marca el Ejecutivo destaca la creación de una cartilla de vacunación a nivel europeo para reactivar la llegada de turistas extranjeros, según un documento interno del Ministerio de Economía al que ha tenido acceso EL PAÍS.

La cartilla de vacunación es uno de los factores determinantes, aunque no será el único, según el departamento que dirige la vicepresidenta Nadia Calviño: “La recuperación de los corredores seguros para el turismo internacional es un factor clave. Los avances en las cartillas de vacunación y apertura de fronteras serán fundamentales para recuperar la actividad”.

Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo, lleva días sin querer dar por perdida la Semana Santa, aunque siempre con la coletilla de que dependerá de la situación sanitaria. Y en Europa es de las responsables de turismo que apuesta por estos pasaportes para fomentar los viajes con seguridad. “Trabajamos para contar con pasaportes de vacunación comunes en el ámbito de la Comisión Europea. Con la OCDE también lo hacemos en iniciativas para garantizar viajes seguros”, aseguraba este lunes en su visita a Valladolid, en línea con lo que sostiene el documento de Economía desvelado por este diario.

Fuentes del departamento de Maroto añaden asimismo que ya han defendido esta postura en Europa —con escaso éxito por el momento— y admiten que hay debate en la Unión. “España sí que apuesta por el certificado de vacunación y trabajará para que esto contribuya a la recuperación de la movilidad”, explican portavoces oficiales del Ministerio. El sector, mientras tanto, admite que le quedan por delante meses muy duros todavía.

Un sector muy golpeado

El documento de Economía hace un repaso previo del golpe de la pandemia y destaca que el turismo ha sido la actividad más castigada. Y así se mantendrá en el futuro próximo. “La hostelería se sitúa como el sector más afectado, cerrando el año en un nivel de actividad del 41% de finales de 2019. Le siguen sectores relacionados, como las actividades recreativas y el transporte, con un nivel de actividad entre el 70% y el 80% de la situación precovid”, relata el informe.

Relacionado con este golpe sectorial, las comunidades autónomas que más han retrocedido en el año de la pandemia han sido las más turísticas. Especialmente las islas, a las que les castiga también su dependencia de la movilidad aérea, así como las provincias Madrid y Barcelona: “Han estado entre las más afectadas por el shock, presentando mayores caídas de consumo y actividad”. Algo similar ocurre en términos de empleo, en el que todo lo relacionado con el turismo se ha desplomado. De hecho, la mayor caída de empleo efectivo se concentra en la hostelería (pierde más de 600.000 afiliaciones netas respecto al máximo previo a la pandemia). Y si se mira el detalle de los ERTE, entre la hostelería y el comercio copan casi dos tercios de los expedientes en vigor.

Todo ello sobre el pasado reciente. Para el presente la situación tampoco es halagüeña. Y de cara al futuro las empresas turísticas tendrán que seguir apretándose el cinturón porque la recuperación se hará esperar. “Algunos de los sectores más golpeados por la crisis (hostelería, transporte y servicios recreativos) no verán aún normalizada su situación a final del ejercicio”, recoge el texto. Incluso alerta del riesgo de que se retiren de forma prematura los estímulos públicos y considera que incluso se deberá ampliar el abanico de ayudas.

De esta forma, la reactivación esperada por el Gobierno está llena de matices. “El grueso de la recuperación llegará en la segunda mitad del año, una vez se haya avanzado en la vacunación”, sostiene el documento en primer lugar, a lo que añade: “Los sectores más vinculados con la actividad turística, como el transporte, los recreativos y la hostelería, se mantendrán todavía en niveles de actividad inferiores del 75% de la situación precovid”. Es decir, experimentarán una mejoría considerable, porque parten desde muy abajo, aunque acabarán el año todavía 25 puntos por debajo del nivel de 2019.

Beneficios de las vacunas

La mejoría económica está expuesta además a múltiples incertidumbres, entre ellas el proceso de vacunación, que por el momento avanza a trompicones y al que dedica parte del análisis. La inoculación masiva a la población traerá consigo notables beneficios, incluso antes de que se alcance la inmunidad de grupo, por dos motivos principales: reducirá el número de fallecimientos y el número de ingresos hospitalarios en unidades de cuidados intensivos.

“En primer lugar, la reducción en el número de fallecimientos es clave desde el punto de vista de las expectativas de los agentes, pues una mejora en el sentimiento permitiría avanzar en la recuperación de la demanda aún embolsada. En segundo lugar, la reducción de la presión en el sistema asistencial es un paso clave para poder levantar las medidas de restricción de movimientos y de oferta, que limitan la utilización de la capacidad productiva”, zanja el texto de Economía.

Cuándo sí y cuándo no caer en la tentación de los Meses Sin Intereses

Información exclusiva y privilegiada

Recibe información exclusiva de los negocios de hoy en tu bandeja de entrada todas las semanas.

A %d blogueros les gusta esto: