fbpx

«Turbulencia financiera desencadena dudas sobre la estrategia inflacionaria de la Fed, según análisis de Reuters»

Mar 13, 2023

«Turbulencia financiera desencadena dudas sobre la estrategia inflacionaria de la Fed, según análisis de Reuters»

La Reserva Federal de EE.UU se reúne ante la inflación y la quiebra de Silicon Valley Bank

Las autoridades de la Reserva Federal de Estados Unidos se reunirán la próxima semana de nuevo en medio de una inflación persistente, aunque ahora se enfrentarán a la primera repercusión aguda de las agresivas subidas de tasas de interés que el banco central aprobó el año pasado.

No se espera que la repentina quiebra de Silicon Valley Bank la semana pasada impida que la Fed siga elevando las tasas en su reunión del 21 y 22 de marzo, ya que la inflación todavía está muy por encima del objetivo del 2% de la Fed y el presidente del banco central, Jerome Powell, indicó que la política monetaria podría necesitar ser aún más agresiva.

No obstante, podría añadir una dosis de cautela al debate sobre política monetaria y socavar la sensación -común hasta ahora entre las autoridades- de que las decisiones de la Fed no habían hecho que algo se «rompiera» en una economía donde el gasto y el crecimiento del empleo han parecido inmunes al impacto de las tasas más altas.

La quiebra de SVB, que la Fed llegó a considerar como un impacto potencialmente sistémico si los depositantes bancarios sufrían pérdidas, llevó a la institución a anunciar el domingo una nueva línea de crédito bancario en un esfuerzo por mantener la confianza en el sistema, lo que en la práctica la devuelve al negocio de los préstamos de emergencia, incluso mientras trata de restringir el crédito en general con tasas más altas.

En vista de lo que está en juego, esta disonancia parece inevitable y podría ir acompañada de un enfoque algo más moderado de la política monetaria si se considera que los riesgos se están intensificando.

«La amenaza de una perturbación sistémica en el sistema bancario es pequeña, pero el riesgo de avivar la inestabilidad financiera bien podría animar a la Fed a optar por una subida de tasas menor en la próxima reunión», escribió el viernes Bob Schwartz, economista de Oxford Economics, tras el cierre del SVB por los reguladores y mientras los funcionarios comenzaban a examinar cómo responder a la mayor quiebra bancaria desde la crisis financiera de 2007 a 2009.

La próxima reunión de la Fed se perfilaba como una especie de verificación de la realidad, mientras las autoridades tratan de entender por qué las rápidas alzas de tasas del año pasado no han tenido más impacto en el ritmo de aumento de los precios.

La tasa de inflación de enero aumentó, mientras que la proyección en tiempo real de la Fed de Atlanta al 8 de marzo mostraba una expansión del Producto Interno Bruto del 2,6% anual, muy por encima del potencial subyacente de la economía de aproximadamente el 2%.

En consecuencia, las autoridades se aprestaban a elevar de nuevo la senda prevista de las tasas, la tercera vez en dos años de lucha contra la inflación en que las autoridades estadounidenses cambiarían sobre la marcha después de que los aumentos de precios resultaron más rápidos, más amplios y más persistentes de lo previsto.

El informe de empleo de febrero, publicado el viernes, mostró un aumento de la tasa de desempleo a 3,6%. Y lo que es más importante para la Fed, el crecimiento mensual de los salarios se ralentizó a pesar de que la economía siguió añadiendo puestos de trabajo, un resultado que deja abierta la posibilidad de que la entidad apruebe un aumento de tipos de un cuarto o medio punto en su próxima reunión.

A última hora del domingo, tras las medidas de urgencia anunciadas, la probabilidad de una subida de medio punto había disminuido a menos de una entre cinco.

Los nuevos datos de inflación que se publicarán el martes y los datos de ventas minoristas del miércoles tienen el potencial de empujar a las autoridades en cualquier dirección en la reunión, que acabará el 22 de marzo con un nuevo comunicado del Comité Federal de Mercado Abierto y proyecciones emitidas a las 1800 GMT, y una conferencia de prensa de Powell a las 1830 GMT.

Aunque en este momento los inversores ven menos probabilidades de que se vuelvan a producir subidas de tasas de mayor magnitud, queda la duda de cuánto subirá la Fed en general. En sus declaraciones ante el Congreso la semana pasada, Powell señaló que las nuevas proyecciones más allá de marzo serían probablemente más altas de lo esperado anteriormente, con el fin de frenar la inflación hasta el objetivo del 2% del banco central desde niveles de más del doble.

En diciembre, la mayoría de los funcionarios esperaban que la tasa de interés máxima de los fondos federales se situara en el 5,1%. En sus últimos comentarios públicos antes del inicio de un periodo de silencio previo a la reunión, funcionarios de la Fed también dijeron que estaban preparados para una respuesta más agresiva si los próximos datos muestran que pierden más terreno en la inflación.

«Es probable que el nivel final de las tasas de interés sea más alto de lo previsto», dijo Powell en un testimonio ante el Congreso que reajustó las expectativas de hacia dónde se dirigía la Fed, elevó los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos y provocó una venta masiva en los mercados de renta variable.

En la rueda de prensa del 1 de febrero, en cambio, se centró en el «proceso desinflacionario» que veía arraigarse.

Sin embargo, los acontecimientos que se han producido desde entonces han suscitado algunas dudas entre los inversores sobre si los funcionarios de la Fed seguirán adelante con esto, y gran parte de la presión inmediata sobre los rendimientos de los bonos y las expectativas de tasas se relajó tras los datos de empleo del viernes, y las medidas del fin de semana en el sector bancario para enfrentar el colapso del Silicon Valley Bank también influyeron en el cambio de tendencia.

Los informes gubernamentales publicados después de la última conferencia de prensa de Powell mostraron que la medida de inflación preferida por el banco central había aumentado ligeramente a una tasa anual del 5,4%.

Las revisiones de meses anteriores también borraron algunos de los avances en los que se habían basado las autoridades cuando decidieron bajar a subidas de tasas de un cuarto de punto en su última sesión. Un estudio de la Fed de Nueva York de la semana pasada sugería además que la inflación actual estaba siendo impulsada más por factores persistentes y menos por influencias cíclicas o sectoriales que podrían disiparse más rápidamente.

No es la primera vez que la Fed se ve sorprendida por actualizaciones de datos a posteriori. En otoño de 2021, los primeros informes mensuales sobre el empleo parecían mostrar un debilitamiento del mercado laboral, lo que restó urgencia a los debates sobre cuándo empezar a endurecer la política monetaria. A finales de año, las revisiones mostraron que se habían añadido cientos de miles de puestos de trabajo más de lo estimado inicialmente.

Cuándo sí y cuándo no caer en la tentación de los Meses Sin Intereses

Información exclusiva y privilegiada

Recibe información exclusiva de los negocios de hoy en tu bandeja de entrada todas las semanas.